Algunas frases del Papa sobre la confesión en un reciente discurso

9 March 2016

El pasado 4 de marzo, el Papa Francisco habló a los participantes en el curso sobre fuero interno que cada año organiza la Penitenciaría Apostólica. A continuación presentamos algunas frases del discurso del Papa sobre la confesión (traducidas por lexicon canonicum).

- La celebración de este Sacramento requiere en efecto una adecuada y actualizada preparación, para que cuantos a él se acerquen puedan «experimentar en carne propia la grandeza de la misericordia» (cfr. Bula Misericordiae Vultus, 17).

- El fiel arrepentido, después de la absolución del sacerdote, tiene la certeza, por la fe, de que sus pecados ya no existen. ¡Ya no existen! Dios es omnipotente. Me gusta pensar que tiene una debilidad: una mala memoria. Una vez que Él te perdona, se olvida. ¡Y esto es algo grande!

- Es importante, por tanto, que el confesor sea también un “canal de alegría” y que el fiel, después de haber recibido el perdón, ya no se sienta oprimido por las culpas, sino que pueda disfrutar de la obra de Dios que lo ha liberado.

- Volvamos a poner en el centro –¡y no sólo en este Año jubilar!– el Sacramento de la Reconciliación.

- ¿Y qué hago si me encuentro en una situación difícil y no puedo dar la absolución? ¿Qué se debe hacer? Antes de nada, buscar si hay un camino, muchas veces se encuentra. Segundo: no atarse solo al lenguaje hablado, sino también al lenguaje de los gestos. Hay gente que no puede hablar, y con el gesto manifiesta el arrepentimiento, el dolor. Y tercero: si no se puede dar la absolución, hablar como un padre: “Escucha, por esto yo no puedo [absolverte], pero puedo asegurarte que Dios te ama, ¡que Dios te espera! Recemos juntos a la Virgen, para que te proteja; y ven, vuelve, porque yo te esperaré como te espera Dios”; y dar la bendición. Así esta persona sale del confesonario y piensa: “He encontrado un padre y no me ha sacudido”. Cuantas veces habéis oído a gente que dice: “Yo no me confieso nunca, porque una vez he ido y me ha reprendido”. También en el caso límite en que no puedo absolver, ¡que sienta el calor de un padre! Que le bendiga, que le diga que regrese. Y también que rece un poco con él o con ella.

Texto del discurso completo, en italiano

Tags: , ,