Breve apunte acerca del reciente motu proprio sobre la remoción de obispos

29 June 2016

¿Qué es la remoción de un oficio?

Es uno de los modos por los que se pierde un cargo eclesiástico. Es un procedimiento disciplinar de carácter administrativo, no penal. (Ver la voz Remoción del Oficio).

¿Qué dice el can. 193 del Código de Derecho Canónico sobre la remoción?

Para todos los oficios encomendados por tiempo indefinido, entre los que se incluyen los obispos diocesanos, el can. 193 §1 prevé que para ser removido:
- ha de haber causas graves;
- se ha de observar el procedimiento determinado por el derecho.

¿A quiénes afecta esta ley?

El motu proprio va dirigido a todos aquellos que se encuentran al frente de una circunscripción eclesiástica tanto de rito latino como de las iglesias orientales. Además se extiende por equiparación a los Superiores mayores (por ejemplo el superior general o el superior provincial) de los Institutos religiosos y Sociedades de vida apostólica de ámbito universal.

¿Qué establece la nueva norma del Papa Francisco?

Premisa: la Iglesia dedica un cuidado vigilante a la protección de los niños y de los adultos vulnerables, y es un deber de los obispos protegerles con particular diligencia. El motu proprio, sin embargo, abarca también materias diversas de este tipo de abusos.

Objetivo: de una parte, precisar que entre las llamadas “causas graves” de la remoción de un obispo diocesano –o de los que le son equiparados– se incluye la negligencia en el ejercicio de su oficio, en particular en los casos de abusos sexuales contra menores y adultos vulnerables. De otra parte, establecer el procedimiento para proceder a la remoción de estos oficios.

Motivo de la remoción: negligencia, por acción u omisión, que provoca un daño grave a una persona física o a una comunidad, que puede ser físico, moral, espiritual o patrimonial. (Para valorar qué se entiende por daño grave es útil consultar el can. 1741, referente a los párrocos).

Distinción en la gravedad: cuando la negligencia en el ejercicio del oficio pastoral versa sobre materias diversas de abusos sobre menores o adultos vulnerables, la falta de diligencia ha de ser muy grave, incluso sin culpa moral grave por su parte. En el caso de abusos, basta que la falta sea grave.

Competencia en la Santa Sede: la instrucción del procedimiento correrá a cargo de la Congregación de la Curia Romana que corresponda por la materia o por la condición de los implicados (Congregación de Obispos, Congregación para las Iglesias Orientales, Congregación para la Evangelización de los Pueblos, Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica).

Procedimiento:
- la Santa Sede puede iniciar una investigación cuando hay indicios, informando al interesado y dándole la posibilidad de recoger testimonios.
- el obispo podrá defenderse con los medios previstos por el Derecho, también reuniéndose con los superiores de la Santa Sede.
- la Congregación podrá reunirse con otros obispos del entorno del interesado, para tratar el caso.

Decisión:
- la Congregación decide reunida en sesión ordinaria. En caso de remoción, cabe dar enseguida el decreto, o bien exhortar al obispo a presentar su renuncia en un plazo de 15 días (si no responde, la Congregación podrá emitir el decreto).
- la decisión se somete a la aprobación específica del Papa, que antes se ayudará de un Colegio de Juristas.

Queda por conocer en la práctica el modo en que se desarrollará el procedimiento, diseñado a grandes rasgos en esta norma. Por ejemplo, entre otros aspectos:
- valoración sobre el carácter grave de la negligencia;
- modalidad de la defensa del interesado, y tiempos con que cuenta para ejercerla;
- cómo se designan los miembros del Colegio de Juristas, y de qué manera expresan su parecer.

En la sección de documentos puede encontrar el motu proprio "Como una madre amorosa" en español.

Tags: ,