Cardenal Piacenza: qué es una indulgencia y cómo se obtiene

13 December 2015

En una entrevista publicada en Famiglia cristiana, el Penitenciario Mayor ayuda a comenzar el Jubileo haciendo unas consideraciones sobre el sacramento de la confesión y la indulgencia jubilar, de las que destacamos algunas frases (traducción de lexicon canonicum).

El Cardenal se refiere a la confesión sacramental como “el lugar en el que el deseo humano de misericordia y de verdad encuentra su cumplimiento”, teniendo en cuenta que “la pastoralidad, la unión de justicia y misericordia, no tiene como epílogo la cancelación del Evangelio, de la doctrina o de la tradición eclesial, ya que la Iglesia no pretende engañar a los hombres dejándolos en su condición de pecado, sino que quiere descender a las heridas de la vida de cada uno, como hace el Señor, llevando ahí la luz de la verdad”.

Sobre la indulgencia
Consiste en la «remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados ya perdonados en cuanto a la culpa» (Catecismo): «Es ciertamente importante comprender bien este tema de la distinción entre culpa y pena, que, con una mirada superficial, podría parecer de sabor medieval. Concretamente, junto a la absolución de la culpa que se produce en la Confesión, la indulgencia es la “condonación” del tiempo que se ha de transcurrir en el purgatorio antes de alcanzar la visión de Dios en el Paraíso. Es obvio que la indulgencia puede resultar incomprensible al hombre secularizado en incluso a aquellos cristianos que han reducido el cristianismo a una doctrina ética. Pero, según la fe de la Iglesia, entre todos los bautizados se crea un vínculo admirable, la comunión de los santos, que no es una abstracción espiritual: utilizando una categoría bíblica, se trata de una verdadera y propia alianza para la salvación. En tal sentido se habla del “tesoro de las indulgencias”».

«El persistir de la pena temporal, también después de la absolución sacramental de la culpa, hace a cada hombre consciente de las consecuencias de los propios actos, le indica el deber responsable de la reparación y, cosa aún más importante, le llama a la participación en la obre redentora de Cristo, para sí mismo y para los hermanos».

Requisitos para obtener la indulgencia
«Son esencialmente tres: el sacramento de la Reconciliación, la participación en la Eucaristía y la oración según las intenciones del Santo Padre. La Confesión, vivida con el corazón sinceramente desprendido de todo pecado, impulsa al hombre a acercarse a Dios y a dejar que Dios se acerque a él. La celebración de la Eucaristía, con la comunión sacramental, subraya la dimensión eclesial de la indulgencia. La oración según las intenciones del Papa recuerda que la comunión no es genéricamente espiritual, sino que debe ser concreta comunión con la madre Iglesia».

Peregrinación necesaria para la indulgencia
Piacenza resume las indicaciones del Papa Francisco en su carta del 1 de septiembre: «El Papa aclara que, para obtener la indulgencia, “los fieles están llamados a realizar una breve peregrinación hacia la Puerta Santa, abierta en cada catedral o en las iglesias establecidas por el obispo diocesano y en las cuatro basílicas papales en Roma, como signo del deseo profundo de auténtica conversión”. A los que les resulta imposible “será de gran ayuda vivir la enfermedad y el sufrimiento como experiencia de cercanía al Señor”, mientras que para los presos “cada vez que atraviesen la puerta de su celda, dirigiendo su pensamiento y la oración al Padre, pueda este gesto ser para ellos el paso de la Puerta Santa”. Hay además una llamada fuerte a favor de las obras de misericordia corporal y espiritual: “Cada vez que un fiel viva personalmente una o más de estas obras obtendrá ciertamente la indulgencia jubilar”».

Voces del Diccionario más relacionadas: CONFESIÓN SACRAMENTAL, INDULGENCIAS, PECADO, PENITENCIARÍA APOSTÓLICA

Tags: , , ,