Considerar el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer no es discriminatorio: una sentencia de la Corte Europea de Derechos Humanos

10 June 2016

Un fallo de la Corte Europea de Derechos Humanos, publicado el 9 de junio, ha confirmado que reservar el matrimonio para un hombre y una mujer no es discriminatorio.

Se refiere al caso Chapin and Charpentier v. Francia (conocido en este país como el “marriage de Bègles”), en el que la Corte unánimemente ha dictaminado que el artículo 12 de la Convención (derecho a casarse), unido al artículo 14 (prohibición de discriminación), y el artículo 8 (derecho al respeto de la vida privada y familiar), unido al artículo 14, no fueron violados.

Esto significa que el estado francés, impidiendo a dos hombres casarse (en aquel entonces la ley no ofrecía esa posibilidad), no violó la Convención Europea de Derechos Humanos.

Como ha explicado el secretario de la Corte (la traducción es nuestra), “en mayo de 2004 Mr. Chapin and Mr. Charpentier presentaron una solicitud de matrimonio al departamento del registro civil del consejo municipal de Bègles. El secretario civil municipal publicó las amonestaciones matrimoniales. El fiscal del tribunal de grande instancia envió aviso con su objeción al matrimonio en el registro civil municpal de Bègles y a Mr. Chapin y Mr. Charpentier. A pesar de la objeción, el alcalde de Bègles llevó a cabo la ceremonia de matrimonio y realizó una anotación a este efecto en el registro de nacimientos, matrimonios y muertes”.

Ante la desestimación de la reclamación en cada fase del sistema judicial francés, los demandantes apelaron a la Corte Europea de Derecho Humanos, sosteniendo “que han sido discriminados con motivo de su orientación sexual”.

El Tribunal Europeo confirmó ayer la decisión de la Corte Suprema Francesa (Court de Cassation), afirmando que no hay discriminación si el Estado deniega el derecho a casarse de dos adultos del mismo sexo.

Antoine Renard, presidente de FAFCE (Federación Europea de Asociaciones de Familia Católica), considera que “esto es una buena noticia, ya que muestra que la competencia de los Estados que han ratificado la Convención Europea sobre Derechos Humanos debe ser respetada en materias que se refieren a la familia y el matrimonio”. “Acogemos positivamente el hecho de que en esta ocasión la Convención no ha sido objeto de una interpretación subjetiva y alentamos a todas las instituciones nacionales e internacionales a tener en cuenta esta decisión: el matrimonio, es decir, la unión entre una mujer y un hombre con vistas a formar una familia, es una institución única que debe ser protegida”.

La decisión de este tribunal tiene mucha importancia en un periodo en el que en los diversos países se debate sobre la institución del matrimonio, y en algunos estados se promueve la definición constitucional del matrimonio como la unión de una mujer y un hombre.

Texto de la sentencia

Fuente de la noticia

Tags: