Norma administrativa

Es el instrumento de la autoridad administrativa –es decir, quien tiene potestad ejecutiva o colabora en su ejercicio– para resolver mediante una disposición general las necesidades prácticas e inmediatas del bien público eclesial. Salvo caso de delegación expresa, la administración eclesiástica no puede emanar leyes, pero sí normas de rango inferior que se ajusten a la legalidad y a la jerarquía normativa. Las disposiciones de estas normas que sean contrarias a las leyes no tienen valor alguno. Si son normas que tienen el objetivo de ejecutar leyes, dejan de estar vigentes cuando cesa esa ley o, en general, por revocación de la autoridad.

Estas normas son principalmente las que desarrollan, completan o ejecutan una ley previa, y las pueden dar quienes tienen potestad ejecutiva en los límites de su competencia:
- los decretos generales ejecutorios se dirigen a los destinatarios de una ley, y sirven para determinar más detalladamente el modo que ha de observarse en su cumplimiento o para urgir su observancia;
- las instrucciones están dirigidas a quienes se encargan de ejecutar las leyes, y también tienen el objetivo de aclarar y desarrollar su contenido y determinar las formas de su ejecución.

Hay además otras normas que no dependen de una ley anterior, como algunos estatutos, reglamentos u otras normas de los dicasterios de la curia romana.

Fuentes: CIC cc. 30-34

Voces relacionadas: DECRETO GENERAL, DECRETO GENERAL EJECUTORIO, ESTATUTOS, INSTRUCCIÓN, POTESTAD EJECUTIVA, REGLAMENTOS