Capacidad de obrar

Es la capacidad de la persona humana para actuar por sí misma en el ámbito jurídico.
Según los actos jurídicos de que se trate y las diversas circunstancias (madurez, libertad, pleno uso de la inteligencia y de la voluntad, etc.), la capacidad requerida puede ser de distintos grados y modalidades.

De la capacidad de obrar depende la eficacia o ineficacia de los actos jurídicos.

La capacidad de obrar no puede ser objeto de tráfico jurídico y no depende de la autonomía de la voluntad de la persona.

En el derecho canónico, la capacidad de los fieles bautizados se determina fundamentalmente por la comunión eclesiástica, la existencia o no de sanciones, y la condición de cada cristiano (edad, uso de razón, territorio, parentesco, rito, estado y sexo).

Fuentes: CIC c. 96

Voces relacionadas: CAPACIDAD PROCESAL, FIEL, INCAPACIDAD DE CONTRAER MATRIMONIO