Insignias y vestiduras episcopales y prelaticias

Las insignias (del latín, insignia: emblema, símbolo, enseña, distintivo honorífico) son una marca distintiva de pertenencia a un grupo, grado, rango o función; son un símbolo o muestra de la función de una persona o de un organismo oficial de gobierno o jurisdicción: signos externos de identidad.

Las insignias pontificales permiten reconocer la función y el grado dentro de la jerarquía de la Iglesia. De hecho se instituyeron en la Iglesia, a lo largo de los siglos, con el fin de manifestar más claramente a los fieles la dignidad y potestad de los obispos. Con el tiempo fueron concedidas a otros eclesiásticos que prestaban ayuda a los obispos en su ministerio, o a prelados que gozaban de una cierta jurisdicción eclesiástica. Finalmente, también se concedieron estas insignias a otros clérigos, a título personal, o por pertenecer a algún colegio, o como distintivo honorífico (prelado o capellán de honor de su santidad).

El Concilio Vaticano II resaltó la dignidad y el oficio de los obispos en la Iglesia. Además, desde el punto de vista litúrgico, estableció que los ritos brillasen por una noble simplicidad y, al mismo tiempo, que estuviesen adaptados a la capacidad de comprensión de los fieles, de modo que no hiciesen falta muchas explicaciones para entenderlos. En este sentido el Concilio recordó que el uso de las insignias pontificales se debía reservar a quienes tuvieran carácter episcopal, o bien alguna jurisdicción eclesiástica particular. Parecía necesario que se volviese a la verdad de los signos por cuanto se refiere al uso de las insignias pontificales por medio de las cuales se manifiesta la misión de apacentar al Pueblo de Dios.

En el motu proprio Pontificalia insignia (21-VI-1968), Pablo VI indicó quiénes y cuándo podían usar las insignias pontificales (es decir, el anillo, el báculo pastoral, la mitra y la cruz pectoral). El resumen de ese documento es que las insignias episcopales, además de por los obispos, solo fuesen usadas por aquellos prelados que, aunque no hayan recibido la ordenación episcopal, gocen de una verdadera jurisdicción. Ese documento habla de los legados del Romano Pontífice, los abades y prelados que tienen jurisdicción en un territorio separado de una diócesis, los administradores apostólicos constituidos permanentemente y los abades regulares con régimen propio, después de haber recibido la bendición.

Por equiparación se aplican estas mismas normas a prelados de circunscripciones personales. Así sucede con los prelados de los Ordinariatos personales de Our Lady of Walsingham y Our Lady of the Southern Cross, que no son obipos, y con el prelado de la Prelatura personal del Opus Dei, que también puede no ser obispo.

En cuanto a las vestiduras, los prelados equiparados por el derecho a los obispos, aunque carezcan del orden episcopal, pueden vestir las mismas prendas e insignias que los obispos (cfr. Ceremonial de los Obispos, n. 1206 e Instr. Ut sive sollicite, n. 33). Por tanto siempre lleva el anillo, símbolo de fe y de unión nupcial con la Iglesia, su esposa. Además, su hábito coral consta de sotana de color morado, una faja del mismo color, roquete, muceta de color morado, cruz pectoral sostenida sobre la muceta por un cordón verde, solideo, bonete con borla y medias, todo de color morado. Para las ocasiones solemnes, fuera de las celebraciones litúrgicas puede vestir: sotana de color negro adornada con un cordoncillo, con ribetes, costuras, ojales y botones de color rojo, faja morada, cruz pectoral sostenida con una cadenilla y solideo de color morado. El vestido común o de uso cotidiano puede ser la sotana negra con la que también puede llevar solideo y faja de color morado. La cruz pectoral se sostiene con la cadenilla (cfr. ibid., n. 1199-1204).

Fuentes: Const. Sacrosanctum Concilium, nn. 34, 130; PABLO VI, Motu proprio Pontificalia insignia (21.VI.1968); Secretaría de Estado, Instrucción Ut sive sollicite, 31-III-1969 (AAS 61 [1969] 334-340, n. 33) (en inglés); Ceremonial de los Obispos (1984), Apendice I (enlace al Ceremonial de los Obispos en italiano: ver p. 203);  M. J. CARRASCO TERRIZA, “Insignias” en Diccionario General de Derecho Canónico, IV, Ed. Thomson Reuters Aranzadi, Cizur Menor 2012, 619-625.

Voces relacionadas: OBISPO, ORDINARIO PERSONAL, PRELADO, PRELADO PERSONAL, PRELADO TERRITORIAL

 

Tags: ,