Presbítero

Es el fiel cristiano, varón, que recibe el sacramento del orden en el segundo grado, con la misión y la facultad de actuar en la persona de Cristo Cabeza, para cooperar con el obispo al servicio del Pueblo de Dios, realizando las funciones de enseñar, santificar y regir.

El presbítero debe al obispo respeto filial y obediencia, y así lo promete en el rito de la ordenación. Esta obediencia se concreta mediante la incardinación, el oficio eclesiástico que se reciba, las facultades, etc.

Es propio de los presbíteros anunciar el Evangelio de Dios, obligación que tienen principalmente los párrocos y aquellos a quienes ha sido confiado el cuidado de las almas, a través de la catequesis –sobre todo en la preparación de los sacramentos–, y la predicación –en particular la homilía–.

Los presbíteros, al participar del sacerdocio de Cristo, se consagran como ministros suyos para la celebración del culto divino y la santificación del pueblo, bajo la autoridad del obispo, principalmente mediante la administración de los sacramentos.

También bajo la autoridad del obispo, el presbítero puede participar de la actividad de gobierno, pues es sujeto hábil de la potestad de régimen, que se le concede por un oficio o delegación. Se requiere el orden sacerdotal para recibir un oficio que lleve consigo la plena cura de almas.

Fuentes: Decr. Presbyterorum ordinis; CIC cc. 207 §1, 757, 835 §2, 129 §1, 150, 1008-1009; Motu proprio “Omnium in mentem” (26-X-2009) arts. 1 y 2; Directorio para el ministerio y la vida de los presbíteros (11-II-2013)

Voces relacionadas: CLÉRIGO, EXCARDINACIÓN, INCARDINACIÓN, ORDEN (SACRAMENTO), SACERDOCIO

Tags: