Religioso

Es el fiel que consagra totalmente su persona a Dios con la plena donación de sí mismo, como signo de la vida futura y de la unión de Cristo y de la Iglesia, para que toda su existencia se haga culto continuo a Dios, del que da testimonio con su apartamiento del mundo.

El religioso adquiere el estado de vida consagrada al incorporarse a un instituto canónicamente erigido por la Iglesia, haciendo profesión pública de los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia.

La incorporación al instituto religioso hace que surjan derechos y deberes recíprocos determinados por el derecho.

Un religioso realiza vida fraterna en común en una casa legítimamente constituida.

Fuentes: Decr. Perfectae caritatis n. 5; CIC cc. 573, 607, 654; Catecismo de la Iglesia Católica n. 925; Ex. Ap. Vita consecrata (25-III-1996)

Voces relacionadas: INSTITUTO DE VIDA CONSAGRADA, INSTITUTO RELIGIOSO, MONJAS DE CLAUSURAPROFESIÓN RELIGIOSA

Tags: