Absolución de censuras

La censura es una pena medicinal que priva de ciertos bienes espirituales al bautizado mayor de 16 años que ha cometido un delito y es contumaz. La absolución de censuras es la remisión de las mismas ejercitada por la autoridad competente y por los confesores, de modo estable o excepcional, en virtud de la potestad jurídica otorgada por el derecho.

El canónigo penitenciario, o si no lo hay el sacerdote que determine el obispo, tiene la facultad ordinaria, no delegable, de absolver en el fuero sacramental de las censuras latae sententiae no declaradas, ni reservadas a la Santa Sede.

Todo confesor puede remitir en el fuero interno sacramental la censura latae sententiae de excomunión o de entredicho que no haya sido declarada, si resulta duro al penitente permanecer en estado de pecado grave durante el tiempo que sea necesario para que el superior provea: el confesor ha de imponer al penitente la obligación de recurrir en el plazo de un mes a quien tenga esa facultad, o hacerlo el mismo confesor sin indicar el nombre del penitente, para atenerse a lo que se disponga.

Cualquier sacerdote puede absolver de censuras en caso de peligro de muerte.  Por disposición del Papa Francisco en 2016, cualquier sacerdote puede absolver de la censura en que se incurre por el pecado de aborto.

Fuentes: CIC, cc. 508, 976, 1357, 1358, 1398PCITL, Respuesta sobre la facultad para absolver censuras (8-IV-2014); Carta Ap. «Misericordia et misera» (20-XI-2016), n. 12Respuesta particular sobre la concesión de la facultad de absolver del aborto en el n. 12 de la Carta «Misericordia et misera».

Voces relacionadas: CENSURA, CANÓNIGO, FUERO INTERNO, PENAS CANÓNICAS, PENITENCIARÍA APOSTÓLICA, PENITENCIARIO (CANÓNIGO)

Tags: , ,