Matrimonio mixto

En sentido estricto, es el matrimonio entre dos personas bautizadas, una de las cuales bautizada en la Iglesia católica o recibida en ella después del bautismo, y otra adscrita a una Iglesia o Comunidad eclesial que no se halle en comunión plena con la Iglesia católica. En sentido amplio, se puede entender como matrimonio mixto también aquel en que se da disparidad de cultos, que no tratamos aquí.

El matrimonio mixto está prohibido –sería ilícito– sin licencia expresa de la autoridad competente, motivada en la necesidad de proteger la fe del cónyuge católico y de los hijos.
Corresponde conceder la licencia al ordinario del lugar, siempre que exista causa justa y razonable y se cumplan estas condiciones:
1º que la parte católica declare que está dispuesta a evitar cualquier peligro de apartarse de la fe, y prometa sinceramente que hará cuanto le sea posible para que los hijos se bauticen y se eduquen en la Iglesia católica;
2º que se informe en su momento al otro contrayente sobre las promesas que debe hacer la parte católica, de modo que conste que es verdaderamente consciente de la promesa y de la obligación de la parte católica;
3º que ambas partes sean instruidas sobre los fines y propiedades esenciales del matrimonio, que no pueden ser excluidas por ninguno de los dos.

La forma de este matrimonio se regula como los demás, pero en casos de grave dificultad el ordinario la puede dispensar, permaneciendo para la validez la exigencia de alguna forma pública de celebración.

Fuentes: CIC cc. 1124-1128: Motu proprio “Omnium in mentem” (26-X-2009) art. 5; Acuerdo entre los patriarcas (14-X-1996)

Voces relacionadas: IMPEDIMENTO DE DISPARIDAD DE CULTOS, MATRIMONIO

Tags: ,