Sanación en la raíz

La sanación en la raíz de un matrimonio nulo es una gracia concedida por la autoridad competente, por la que convalida un matrimonio sin que haya de renovarse el consentimiento (se diferencia de la convalidación simple, en la que son las partes quienes lo renuevan).

La sanación lleva consigo la dispensa del impedimento si lo hay, y de la forma canónica si no se observó, así como la retrotracción al pasado de los efectos canónicos, como la filiación legítima de los hijos que se han tenido.

Sólo debe concederse la sanación en la raíz cuando sea probable que las partes quieren perseverar en la vida conyugal y no haya habido revocación del consentimiento. Por causa grave, cabe concederla incluso ignorándolo una de las partes o las dos.

Es necesario que, no necesariamente en el origen del matrimonio nulo pero sí antes de la sanación, no haya faltado el consentimiento naturalmente suficiente de ambas partes, que ninguna autoridad puede suplir; si existen dudas, se podría exigir la condición de renovar el consentimiento.

La autoridad competente es la Santa Sede, o el obispo diocesano en todos los casos menos tres: una sanación general o en serie; matrimonios nulos por impedimentos reservados a la Sede Apostólica; y matrimonios nulos por impedimentos de derecho natural o positivo que ya han cesado.

Fuentes: CIC cc. 1161-1165

Voces relacionadas: CONVALIDACIÓN, CONSENTIMIENTO MATRIMONIAL, FORMA CANÓNICA, IMPEDIMENTOS MATRIMONIALES, MATRIMONIO, NULIDAD DEL MATRIMONIO

Tags: