Bula

El origen del término indica el sello de plomo que se pone en los documentos, según diversos sistemas que han ido evolucionando.

Con el tiempo se ha aplicado de modo habitual a los documentos pontificios dotados de sello de plomo, y en concreto a las cartas apostólicas que lo llevaban.

Las bulas indican en el título el nombre del Papa, seguido del título servus servorum Dei, y la inscriptio, que puede contener el nombre y el título del destinatario, o una forma genérica como Ad perpetuam rei memoriam.

Se elaboran siembre en pergamino y el sello es una bula de plomo que cuelga de un hilo de seda o de lino.

Voces relacionadas: CONSTITUCIÓN APOSTÓLICA, ROMANO PONTÍFICE