Nuncio

Es un legado pontificio que representa al Papa y realiza una misión diplomática ante los estados u organizaciones internacionales, y una misión pastoral respecto a las Iglesias particulares.

En el primer caso, promueve las relaciones entre la Santa Sede y las autoridades civiles; negocia concordatos y otras convenciones; y recaba el parecer de los obispos sobre estas cuestiones.

En cuanto a la competencia ante las Iglesias particulares, el nuncio informa a la Sede Apostólica sobre las condiciones en que se encuentran; ayuda a los obispos respetando el libre ejercicio de su potestad; se relaciona con la conferencia episcopal; propone nombres de candidatos al episcopado e instruye el proceso informativo de los mismos; promueve la paz de los pueblos; defiende ante los estados la misión de la Iglesia y de la Santa Sede; ejerce las facultades y cumple los mandatos recibidos de la Sede Apostólica.

El nuncio es siempre arzobispo titular.

En los países en que la Santa Sede no tiene representación diplomática oficial, el legado pontificio con funciones de relación con la Iglesia local se llama delegado apostólico.

Tiene derecho de preferencia sobre los arzobispos y obispos, y puede celebrar la liturgia en todas las iglesias de su circunscripción.

El nuncio reside en la nunciatura apostólica.

Fuentes: Decr. Christus Dominus n. 9, CIC cc. 362-367

Voces relacionadas: ACADEMIA ECLESIÁSTICA PONTIFICIA, ARZOBISPO, LEGADO PONTIFICIO, NOMBRAMIENTO DE OBISPOS, NUNCIATURA APOSTÓLICA

Tags: