Vicario auxiliar

El término vicario se aplica a un oficio con potestad que depende de otro oficio superior, al cual está subordinado. A esa potestad se le conoce como vicaria, y lleva consigo la capacidad de actuar con funciones de sustitución o colaboración, participando de la misión y los poderes del oficio principal. Hay diversos tipos de vicarios, sea en el derecho universal que en el particular: vicario apostólico, vicario general, vicario episcopal, vicario judicial, etc.

El vicario auxiliar es una figura que ha previsto el derecho dado por la Santa Sede para la prelatura personal del Opus Dei, junto a otros vicarios que ayudan al prelado en el gobierno de toda la prelatura y en el de las diversas circunscripciones.

El Codex iuris particularis Operis Dei (o Estatutos), que establecen que el oficio del prelado es vitalicio, ha previsto dos tipos de vicario auxiliar:

a) para el caso en que, por especial aumento del trabajo de gobierno o por la edad avanzada del prelado u otras circunstancias similares, el prelado decida –oído su consejo, o a sugerencia de éste– que, además del vicario general, haya un vicario auxiliar que asuma la potestad ejecutiva necesaria para colaborar con el prelado en el gobierno de la prelatura. Ayuda al prelado y le suple cuando está ausente o impedido, y sólo tiene las facultades que le haya transmitido el prelado, al que debe dar cuenta;

b) el vicario auxiliar que se nombra en caso del que el prelado esté impedido para ejercitar sus funciones, mediante un procedimiento de elección que requiere la confirmación de la Santa Sede. En este supuesto se transfieren al vicario auxiliar todas las competencias del prelado excepto el título, sin derecho de sucesión. Es una figura análoga al administrador apostólico de una diócesis.

Fuentes: Codex iuris particularis Operis Dei n. 134-137; CIC cc. 295, 475-481

Voces relacionadas: PRELADO PERSONAL, PRELATURA PERSONAL, VICARIO EPISCOPAL, VICARIO GENERAL