Balance del Card. Coccopalmerio sobre la reforma de las causas de nulidad matrimonial

5 October 2016

De una entrevista al Presidente del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos

El portal de derecho canónico iuscanonicum.it ha entrevistado al Cardenal Coccopalmerio, sobre la reforma del proceso de nulidad matrimonial y su aplicación, cuando ha transcurrido algo más de un año desde la publicación del Motu proprio Mitis Iudex Dominus Iesus.

Destacamos algunos extractos de sus respuestas (la traducción es de lexicon canonicum).

Mayor cercanía de las estructuras judiciarias a los fieles
Con la nueva reforma “cada diócesis podría tener un propio Tribunal para las causas matrimoniales y esto representaría sin duda el mayor nivel de proximidad. Sin embargo, donde esto no fuera posible por diversos motivos, está también prevista por el Motu proprio la estructura de los Tribunales eclesiásticos interdiocesanos (…), que puede igualmente satisfacer de modo sencillo y rápido las exigencias de justicia de los fieles”. El Cardenal subraya que “si un Obispo quiere constituir un propio Tribunal a nivel diocesano ciertamente tiene toda la libertad de hacerlo, es más, de alguna manera se le aconseja hacerlo, pero aquel debe ser un verdadero Tribunal, no un simulacro o una apariencia, como ocurriría en el caso en que no hubiera en la diócesis personal adecuado y estructuras idóneas. La libertad del Obispo de constituir el Tribunal es plena, pero al mismo tiempo va unida al deber igualmente grave de estructurar un verdadero Tribunal, con la profesionalidad necesarias y con los instrumentos necesarios. Para esto es importante que los Obispos, al valorar si instituir o no los propios Tribunales diocesanos, consideren muy bien todos los variados aspectos que tal elección conlleva”.

Naturaleza judicial y no administrativa del proceso para garantizar la verdad sobre el vínculo
El Presidente del PCTL recuerda que “la declaración de nulidad es un juicio que debe basarse sobre la realidad, es decir, debe examinar y declarar si el matrimonio es nulo o no sobre la base de cuanto se concluye de las actas: no debe y no puede en ningún modo ser un juicio que constituya por sí mismo la nulidad del matrimonio o que afirme una nulidad donde ésta no fuese real. No sería correcto que un obispo o un juez, para ayudar a una pareja en crisis, hiciese todo lo posible para declarar la nulidad de un matrimonio que en cambio no es nulo, quizá evocando una malentendida “finalidad pastoral” que llevaría más bien a traicionar la naturaleza profunda del proceso matrimonial que es siempre un juicio pro rei veritate. La reforma ha previsto, en efecto, disposiciones dirigidas no a favorecer la nulidad de los matrimonios, sino la celeridad de los procesos”.

Abolición de la doble sentencia conforme
Sobre la doble sentencia conforme, afirma el Cardenal que el Pontificio Consejo para los Textos Legislativosno tiene datos directos, habría que oír a los operadores de los Tribunales para ver en concreto los resultados de esta novedad y verificar mejor la situación”.

Processus brevior
Ya ha habido casos, pero considera que “la praxis todavía debe ajustarse y realizar clarificaciones: quizá sería deseable una nueva intervención a nivel normativo”. Sobre todo será “de la praxis de donde surgirán indicaciones sobre cómo aplicar también este aspecto importante de la reforma”.

Mayor interés por parte de los obispos hacia el derecho canónico
Sin duda el actual debate ha llevado “al redescubrimiento de su importancia también desde una perspectiva pastoral. En efecto, es claro que no puede existir contraposición alguna entre derecho y pastoral, porque la dimensión jurídica y la dimensión pastoral están inseparablemente unidas en la Iglesia”. Es importante que se conozca mejor el derecho canónico, “no sólo por los especialistas (pienso a los sacerdotes que trabajan en las curias y en las parroquias, donde los problemas jurídicos que hay que afrontar son complejos), sino también por los laicos, cuya función se ha valorado enormemente por la reforma en las estructuras pastorales de ayuda y sostenimiento a las familias con dificultades: hacen falta personas competentes para acompañar a los fieles en una primera indagación sobre su matrimonio, para verificar si se dan las condiciones para iniciar una causa de nulidad”.

Función del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos en la reforma de la Curia romana
El Dicasterio tiene como función específica promover el derecho canónico de diversos modos. Ante todo, en la propuesta normativa al Papa. Esta función se realiza mediante el seguimiento constante de la legislación de la Iglesia universal, en los dos códigos latino y oriental y en las demás leyes, para verificar la presencia de lagunas u obsolescencias, de manera que se pueda sugerir al legislador, que es el Papa, la oportunidad de intervenir, emanando nuevas normas o interviniendo para reformar normas ya anticuadas”.

-----------------------------

La entrevista completa en italiano puede leerse en iuscanonicum.it

Tags: , ,

NULL